24 abril 2006

el p**** caos

hola, amiguitos! como habréis visto, o mejor dicho, habréis dejado de leer, llevo un par de semanas largas sin bajarme del caballo. la semanasanta me produce guirifobia, de cuya sintomatología y tratamiento os he de hablar en una posterior ocasión. además, los chaparroncillos de lluvia ácida me han sulfatado los goznes y me resultaba harto difícil bajarme del caballo si no era de un salto. y para colmo, últimamente duermo a ratos por culpa de las obras de la autopsia, perdón, de la autopista, y por el día me hallo sumamente amodorrado. pero hoy, finalmente, me he decidido a salir de paseo y...















































voy y me encuentro con el p**** caos.

algunos conoceréis a PePe Sonrisas por sus convenios urbanísticos a cuenta del pom. pero se ve que a este hombre le gustan más los acuerdos bilaterales que a un tonto un lápiz. oí por ahí que estaba prohibida la subida de autobuses turísticos al casco (tenían la explanada del hostal del cardenal para dejar a los viajeros y que a partir de ahí utilizaran las escaleras mecánicas, que para eso son tan bonitas y tantos premios internacionales obtienen), pero que ante la queja de algún empresario hostelero y comerciantes de la zona alcazarípeta, se había conveniado (qué poco me gusta este palabro) que los autobusacos con su guía amicrofonao y sus guiris llegaran hasta el final de la cuesta de carlosv (mi sucesol) y armaran la de diosesunoytrino para que estos señores no pierdan su negocio, pero sí para que el toledano de a pie pierda los nervios.

pues nada, yo no sé... si para la próxima campaña electoral se vuelve a presentar merecería que le patrocinara el avecrem y su juanpalomismo ese de los tallarines. sigamos con el p*** caos.

1 Opiniones:

En 27 abril, 2006 12:30, Blogger Krollian quiso decir...

En habiendo costado sus buenos diezmos al humilde pueblo ese prodigioso invento que escaleras mecánicas se hacen en llamar, mi seso ignorante se halla por la razón de su escaso uso por parte de forasteros de la bella Capital Imperial.
¿No era concebido tal proyecto para tal fin?

El afán de acopio en demasía del vil metal por parte de ciertos mercaderes parece ser la causa de tal desasosiego ambulante por la parte vieja de la Villa.
Pasadas las Pascuas sin embargo, no pasaron ya las penitencias. pues como en un número incontable en procesión los cofrades en forma de no se si bienaventurados o malaventurados turistas siguen hollando sin pausa alguna le parte vieja de esta noble ciudad montados ellos en grandilocuentes vehículos, que se quedan como en desproporción suma por atroz tamaño y gran número dellos por aquestas viejas en historia y , sin duda alguna, angostas calles.

Sea pues, que este incansable trasiego no ha viso de menguar, para el deleitoso paseo y disfrute de forasteros y villanos de esta ciudad. Menguará más poco que mucho las bolsas de algunos, dice mi persona.
Y es que terrible castigo para su avaricia sería que con tal trasiego seguirían sus bolsas de igual manera o mermaran sin remedio.

 

Publicar un comentario

<< Home