02 marzo 2006

con las cosas de comer no se juega

naufragando por la red acabo de ver algo que me ha alterado mis meninges metálicas. la campaña conjunta del ministerio apretujillo (no más de 30 centímetros cúbicos de capacidad craneal) y el consejo de la juventud de españa.
me parece una burla que una ministra regale diez mil pares de zapatillas de lona a los jóvenes que necesitan un lugar digno donde vivir. podía llegar a un convenio con los zapateros de fuensalida y hacer ya de paso unas chanclas para las mujeres que tienen que abandonar su casa víctimas de la violencia, unas babuchas para los inmigrantes que se hacinan en pisos, zapatillas de felpa y cuadros para la gente mayor que tiene pensiones misérrimas y vive en viviendas con bajas condiciones de accesibilidad, o calzas para estatuas como yo que se pasan el día a la intemperie.
el otro día entré en la página de la bolsa de vivienda joven de la junta de calamidades de castiga - la marcha y probé suerte. no pensaba en que me dieran un par de zapatillas, pero quise averiguar lo que podía encontrar un menor de 35 (son los únicos con problema de vivienda) con un empleo corriente y precario y mas sólo que la una (no quiero pensar que será del joven que tenga pareja u ose tener hijos). pues bien, un apartamento en toledo de una habitación por menos de quinientos euros al mes... lo sentimos, muchacho, mejor echa una primitiva, que es más seguro que te toque una de seis y el complementario.
os dejo el vídeo del anuncio para que os echéis unas risas, lloréis u os acordéis del piso en el que debe de vivir la ministra.





... y si queréis, podéis dejarle vuestra petición de zapatillas: ministradevivienda@mviv.es

1 Opiniones:

En 02 marzo, 2006 16:55, Blogger Krollian quiso decir...

Vive Dios que aquesta es una afrenta simpar al seso de todo bien nacido. Antójaseme esto como tomadura de cabello. Parésceme que tratan a los que llaman vuesas mercedes jóvenes como si animales sin seso fueren ¿Acaso estos tiempos guardan menos dificultades para propagar la bobería? Agarrésmonos, hermanos. No pinta la cosa de buen cariz...

 

Publicar un comentario

<< Home