20 septiembre 2006

tendencias suicidas



definitivamente, los toledanos le tenemos poco apego a la vida. no sé si será porque cañaman anda por aquí cerca y nos insufla deseos de conocer masallás antes de tiempo.
y es que coger el autobús urbano puede ser poco menos que peligroso.
con decisión, hoy me he montado con la comida recién caída al estómago, y por poco si no se me corta la digestión. los botes del hormigón tramado de la cuesta de las armas a bisagra, los inútiles pasos realzados del arrabal (ya hablaré un día de éstos de ellos), la velocidad mach tres de los conductores que tienen que cumplir los horarios, la inexistencia del aire acondicionado con treinta y seis grados de justicia lorencil (el autobusero dixit: he tenido que abrir las ventanillas porque el aire no enfría), y finalmente, al bajarme del autobús casi me empotro con la puerta de salida por el frenazo del autobús.
hoy el pleno del ayuntamiento ha aprobado por unanimiedad el investigar a la empresa concesionaria del serbizio de autohorrores urbanos por los ¿posibles? incumplimientos del pliego por el que recibió la concesión, y que consistían en mejoras tales como los gepeeses que funcionan menos que en la emetreinta del faraón gallardón y las calcomanías que ellos llaman paneles informativos con el plano de líneas. yo, que no se nada de nada, pero de esto menos, creo que cuando una parte incumple un contrato de manera flagrante éste se puede rescindir. yo no sé si será éste el caso, pero si no lo es, cerca anda.

con unauto... andando ya habría llegado (y sin el estómago revuelto)
n. de la r.: obsérvese la cara de asco de la toledana que afirma ir a trabajar en bus en la portada de la página web de unauto.

1 Opiniones:

En 20 septiembre, 2006 09:25, Blogger Krollian quiso decir...

En quijotescas tierras heme hallado no ha pocas ocasiones y parésceme que en ese transporte del que vos hacéis notable mención antójaseme más en teniendo peligro que una manada de caballos desbocados trotando al galope en camino hacia donde uno se encuentra. Entuerto comprometido este del medio popular de transporte. Y los principales de aquesta ciudad no han de fascer otra cosa que de obstáculos la vía ocupar. Paciencia, alfonso vi. Que a poco a poco al principal y al desheredado el tiempo no ha otro menester que poner al que su lado corresponde.

 

Publicar un comentario

<< Home